martes, 15 de abril de 2014

El último pergamino

Era una mañana de sábado bastante aburrida, mi madre me había mandado cuidar de mi abuelo mientras ella dedicaba el día a las labores de la casa. Mi abuelo hacía ya veinte años  que sé encontraba en un estado vegetal irreversible en el cual solo podía mover los ojos  tras un accidente en una de sus expediciones. Se había dedicado a trabajar para una empresa durante 40 años como Director comercial coordinando varios grupos de personas.  Su pasión por las ventas hicieron de él un gran comercial considerado en su sector  y bastante conocido, esa pasión por las ventas y entender a las personas pronto se convirtieron en una obsesión.Sus ratos libres y sus vacaciones las dedicaba a leer y escribir sobre la búsqueda de un pergamino muy antiguo donde hablaba de las diez leyes más importantes para tratar con las personas, eso es lo que me contó mi padre , su largo viaje lo llevo hasta Petra donde fue encontrado en estado de coma profundo en unas catacumbas que hasta el momento no habían sido descubiertas por ningún arqueólogo ni  caza tesoros. Hasta ahí supimos , las últimas noticias que recibimos de sus compañeros de expedición es que llego allí tras caerse en un pozo en una de las excursiones a la ciudad de Petra, se separó del grupo y nadie sabe como cayó pero cuando lo encontraron al caer de una altura de siete metros ya estaba en ese estado.
Mis padres los creyeron y no investigaron más.  Lo cuidaban y lo llevaban lo mejor posible dentro de las dificultades que hoy en día era cuidar a una persona en su estado y con una edad , yo les decía que el abuelo todavía sentía y mostraba sus emociones , mi padre me contestaba que los sentimientos puede pero las emociones imposible pues el abuelo no movía ni un pelo de las pestañas.  Para mis adentros pensaba que eso era a ellos a mí si que me hablaba, solo con su mirada , no me terminaba de creer esa historia del todo.Aquella mañana el abuelo estaba especialmente activo , sus ojos no paraban de agitarse y de mirarme como queriendo contarme algo que  ya había llegado el momento de que lo supiera, así que decidí preguntarle cuál fue la causa del accidente .
Me miró atentamente ,lápiz y papel en mano escribí el abecedario en un folio y se lo puse delante de la vista con la cual me iba indicando las letras que  iba plasmando en otro folio. La primera palabra ... "La llave"

¿La llave...? Me puse a pensar  que llave podía estar buscando mi abuelo , así que rápidamente pregunté a mi madre donde estaban las pertenencias de mi abuelo . -sus pertenencias están en un baúl viejo, en el sótano- corrí hacia el sin notar que habían escalones para bajar ,  mi madre no entendió nada, note su presencia asomándose por la puerta, un silencio y se marchó.  Removí todo el sótano lleno de trastos y cosas viejas de mi abuelo, por fin en una estantería llena de herramientas y un televisor viejo de mi padre se encontraba un pequeño baúl forrado en cuero. Lo tomé no pesaba mucho, me excitaba saber lo que había dentro pero supuse que la llave que me pedía mi abuelo era para abrirlo. Mi sorpresa fue que se abrió, el baúl estaba abierto...
Telas grasientas, una navaja, una cantimplora, una linterna,  unos tickets de avión con destino a Jordania y un montón de llaves unidas por una cuerda fina que hacía de anilla. Las tomé rápidamente y subí a ver a mi abuelo pensando que la historia que me habían contado mis padres sobre la búsqueda de un pergamino en Petra empezaban a tener algo de verdad.

Sujete  el manojo de llaves donde todavía tenía llaves del despacho de  su empresa y se las enseñe, las miró atentamente mientras se las mostraba todas una a una , parpadeo dos veces seguidas y entendí que aquella era la llave que buscaba. Una llave negra había perdido el color y estaba un poco oxidada, era de un tamaño más bien pequeño, justo para abrir aquel baúl ya abierto. Le puse otra vez el folio con el abecedario y su siguiente palabra fue "armario"
Abrí su armario rápidamente buscando algún cajón con cerradura o algún otro baúl , forrado todo en madera estaba ordenado con su ropa digno del orden de mi madre, los cajones no tenían cerradura , el armario no tenía nada especial que pudiera llamarme la atención , empecé a cabrearme y saqué toda la ropa amontonándola en los pies de la cama donde mi abuelo me observaba atentamente , el armario lo deje desnudo, me puse enfrente y nada , miré a mi abuelo pidiéndole una explicación pero mi abuelo estaba ya lo suficientemente cansado para haberse quedado dormido, mi primera impresión fue que me había tomado el pelo y se había entretenido un poco conmigo para no aburrirse así que entre la decepción y la tomadura de pelo me puse a colocar toda aquella ropa en el armario.  Al colgar una de las chaquetas observé que un pico de la parte superior derecha de la lámina que forraba el armario estaba un poco despegada, metí mis finos dedos para tirar un poco de ella y se fue despegando lentamente , aquella lámina no era de madera era una lámina magnética imitando la madera lo suficientemente grande para forrar el fondo del armario. Asombrado, no entendía lo que veían mis ojos una pared de hierro con una cerradura justo en medio , lo que parecía una caja fuerte blindada ocupaba todo el fondo del armario.Me llamó la atención esa llave tan pequeña para abrir semejante puerta de hierro , pero rápidamente pensé en mi abuelo y sus tácticas de despiste, si alguien algún día encontrara esta puerta nunca jamás pensaría que aquella era su llave. Introduje la llave lentamente como si de cerámica fuera por si acaso se me caía y se rompía , entre el miedo , la incertidumbre y las ansias de aventura, gire esa llave  cinco veces hasta que la puerta llego a un tope y se empezó a abrir mecánicamente.
Un olor a humedad ascendía de las tripas de aquel lugar , unos escalones de madera descendían hacía un agujero oscuro , no podía creer lo que me estaba pasando y además en mi propia casa, me acordé de la linterna  que había en el baúl de mi abuelo y me hice con ella y con la navaja, no sabía lo que me podía encontrar allí abajo. Empece a descender lentamente,  el pasillo oscuro se retorcía tomando forma de escalera de caracol , el sonido de la madera podrida por la humedad era lo único que se escuchaba a cada paso que daba , antes de girar y perder la puerta de vista la miré pensando si bajaba o no , pero la fuerza de la aventura y la curiosidad por saber lo que mi abuelo allí escondía me hicieron descender, no había bajado dos metros más cuando escuche el girar de la llave y como   la puerta y su sonido mecánico volvían a cerrarse . Me habían encerrado allí dentro ¿pero quién?  Mi abuelo imposible y mi madre... no se solo me quedaba seguir mi camino. Proseguí mi camino linterna en mano , al llegar a suelo firme un click eléctrico y el arranque de un motor me sobresaltaron de golpe  las luces de lo que era una sala se encendieron  , el ruido de aquel motor era el de un generador que se encendía cuando llegabas a la altura de un sensor , cosas de mi abuelo . 
Ante mis ojos una sala circular con techo abovedado , las paredes tenían unos apliques de luz eléctrica un tanto tenue , todavía en una de las paredes habían farolillos de gasolina , justo en el centro de la sala un escritorio grande , lo que ahora es una mesa de despacho solo que esta debía de tener unos 70 años . Una vieja silla forrada de cuero y rajada por su espalda.   La mitad de la sala haciendo un semicírculo estaba  cubierta por estanterías llenas de libros , manuscritos y otros libros de grandes escritores como Og Mandino u Osho, entre otros . 
Tomé asiento como si reviviera los momentos de mi abuelo en esa sala , abrí un cajón del escritorio donde solo había un abrecartas, una caja de cerillas  una pluma y una pequeña petaca de oro con un liquido en el interior . Levanté una persiana típica de estos pupitres antiguos y me encontré con una fotografía de una mujer preciosa, estaba en blanco y negro, debía de ser mi abuela no llegue a conocerla,murió de una enfermedad rara de la cual nunca nadie me habló y yo tampoco nunca pregunté. 
Tras la foto un pequeño cuaderno de bolsillo, estaba viejo y muy sucio . -Anotaciones escritas a mano...-  me dije. En sus páginas se adjuntaban recortes de periódico con anotaciones e información . Empecé a leerlo por la primera página en la cuál ponía lo que parecía las iniciales del autor. Mazp,-¿ quien sería este hombre?¿por que mi abuelo tenía su cuaderno ? 

                                    1

En el hablaba de todos sus avances respecto a la búsqueda y el hallazgo de un pergamino dónde aparecían las diez claves más importantes en el mundo de la venta y las relaciones con las personas. Sus aventuras y persecuciones lo llevaban hasta la ciudad de Petra en ella había vivido muchos años atrás un rey, el mejor rey de la historia según la historia, consiguió conquistar medio mundo sin levantar una espada, cambió la manera de ver de las personas y todo el mundo lo seguía, un líder entre los lideres, fue el rey más querido en medio mundo y lo único que hizo fue escuchar a las personas. En su lecho de muerte entregó a su querido sirviente un pergamino,(a este sirviente más adelante lo vamos a llamar el forastero) un pergamino donde explicaba las diez reglas básicas para poder relacionarse con las personas y hacer el bien por ellas para un mundo mejor, sin guerras , sin odios y sin mentiras.  Pero ese pergamino pronto caerían en manos mal intencionadas y eso lo convertía en un arma peligrosa y muy codiciada por el mundo entero.
Tras la muerte del rey el sirviente empezó a ascender rápidamente y a situarse con su familia en una situación envidiable , se hizo con la aprobación de su pueblo y empezó a tomar decisiones continuando la labor del rey ,   algo que llamo la atención de todos los demás reinos rivales.Una noche en una taberna la mujer del sirviente contó a un grupo de amigas de su aldea, que su marido no le hacía ya hace mucho tiempo caso, estaba obsesionado todas las noches  leyendo un pergamino que le había dejado el rey. No se hizo esperar, la envidia de los aldeanos cuando sus mujeres volvieron a sus casas y le contaron a sus maridos la historia del pergamino.-¿Que habrá pensado este sirvientucho de tres al cuarto , que puede ser rey?-se preguntaban los aldeanos de todas las aldeas del reino, sin aceptar que alguien de su nivel no podía llegar más alto que ellos.
Todo el mundo lo codiciaba y pronto lo que era un rumor se extendió a otros reinos... a los reinos enemigos , donde levantar la espada era lo más fácil. Una noche los aldeanos fueron con fuego y armas a la casa del sirviente, con la intención de quemarlo a él y a su familia por brujería,  la sorpresa fue al derribar la puerta de la casa, todos yacían muertos sus dos hijos la mujer y el sirviente, el pergamino no apareció por ningún sitio, la casa la pusieron patas arriba , lo único que encontraron en la mano cerrada del sirviente fue una pequeña petaca de oro,  al parecer se habían envenenado.
Levante la cabeza de aquel cuaderno y cogí la petaca de oro que tenía delante de mis narices , -bffffff-suspiro- seguí leyendo. Los aldeanos se fueron de la casa y volvieron al día siguiente a quemar los cuerpos de los sirvientes , cuando entraron los cuerpos ya no estaban... ninguno . Buscaron e investigaron durante mucho tiempo la desaparición de los cuerpos pero nadie los halló y tampoco el pergamino. Pronto empezaron a correr rumores de la aparición del pergamino por varios países del mundo, pasaron los años y nada se supo de él, con el tiempo fue  quedando en el olvido. 
Hace alrededor de unos veinte años la pista llevó a la expedición de mi abuelo a la ciudad de Petra, la pista se levantó tras leer cientos de libros de historiadores y dar con uno de Og Mandino en el que se hablaba de un pergamino y el vendedor mas grande del mundo y de como un sirviente de éste,  heredó ese pergamino convirtiéndose en uno de los mejores vendedores de telas en todo oriente medio. Aquel libro no era solamente un libro , no era un cuento más, ese vendedor había existido e iban a ir en su busquedad.

                                       2

Al llegar a Jordania lo primero fue buscar descendencia de aquel sirviente vendedor, tarea difícil pues habían pasado ya muchos años, buscaron entre los mejores fabricantes de telas del país, todos conocían la historia pero todos nos ubicaban al vendedor enterrado en diferentes lugares del país. Una mañana mientras desayunaban en el hole del hotel los visitó un anciano del lugar.
-Buenos días forasteros , me llega información de que ustedes van buscando la tumba del mejor vendedor de telas . 
-así es -contestaron
-pues déjenme que les cuente
Abrimos las orejas como nunca , aquel anciano empezó a contarnos el paradero de aquel hombre y de como llegó hasta allí.  Al parecer un forastero como nosotros llego con su familia y empezó a dedicarse a la venta de mantas, pronto con un don  increible en el trato con las personas y la venta, se convirtió en un lider en el que todo el mundo quería trabajar con él.  Se hizo mayor y fue enfermando así que el pergamino no le valdría para mucho después de muerto. No se lo paso a su mujer ni tampoco a ninguno de sus hijos, por el peligro que ello conllevaba , la situación de su familia iba a ser acomodada para mucho tiempo. Siguió su tradición entregandoselo a uno de sus sirvientes , pronto el sirviente empezó a seguir los pasos de su señor hasta que el rumor se extendió por medio mundo , empezaron a llegar historiadores, reyes y expediciones de todo tipo en la busqueda ansiada de aquel pergamino que nunca llego a encontrarse, finalmente el sirviente consciente del peligro y del mal uso que él mismo le estaba dando se quemó en medio de la plaza del pueblo con el pergamino en el cuerpo , no sin antes copiarlo en un vestido de una de las telas con las que su señor,   el forastero , fuera enterrado en la ciudad de Petra. 
-Fascinante historia, pero ¿ Cómo saber que esa es la historia correcta tras haber escuchado ya varias?  
-Porque yo soy bisnieto del último sirviente 
-Se nos cortó el aliento , ¿y por que nadie ha profanado esa tumba o usted no lo ha hecho? 
-Porque la tumba nunca se ha encontrado. 
Nos pusimos en marcha aquella misma mañana hacía la ciudad de  Petra .
Aqui terminaba los apuntes del cuaderno , en la ultima hoja adjuntada con un clip varios recortes de periódico de hace veinte años .
"Hallazgo de una catacumba en la ciudad de Petra, la tumba de un rey profanada"
"Al parecer la tumba profanada de Petra pertenecía a un rey europeo"
"Encontrada la tumba de un rey europeo tras el accidente de unos expedicionistas"

Y así varios recortes más.  Nunca se había encontrado la tumba porque  el forastero, para borrar sus pistas había sido enterrado por su propio sirviente con el nombre de su rey, la única pista que dejarían en la busqueda del pergamino.
Mi abuelo fue hallado en estado de coma con una petaca de oro en su mano cerrada y con su mochila llena de unas viejas telas y sus pertenencias de expedicionista.
Ascendí las escaleras para salir de la sala pero me acorde de que alguien me había encerrado en aquella sala, otro acertijo de los de mi abuelo que tenía que resolver. Observé toda la sala en busca de alguna otra llave que abriera la puerta o de algún libro u objeto que hicieran de palanca para abrir alguna otra puerta secreta o algo por el estilo. Me tranquilice me sente en la silla y me puse a pensar como lo hubiera echo mi abuelo. Metí la mano en la espalda de la silla de cuero rajada por su espalda, sorpresa, una llave igual a la primera. Sólo habia que pensar diferente al sentido común,  las cosas de mi abuelo.
Me apresure a subir pensando que mi abuelo allí no estaría , introduje la llave y gire hasta que la puerta se abrió mecánicamente.  Mi abuelo de la misma forma que lo deje allí estaba, esta vez con los ojos abiertos,  me acerque a él. 
-Hola Mazp
Sus ojos lacrimosos de emoción me asintieron . Baje escalera abajo al baúl de mi abuelo , donde iba a esconder el pergamino... entre un monton de telas viejas que al no esconderlas carecían de valor para el mundo. Me hice con ellas , trapos viejos, uno de ellos llamo mí atención, un tacto diferente y suave, lo desplegue y alli estaba, una escritura de cientos de años,  el ansiado pergamino o lo que era la copia, estaba en mis manos. Subí a ver a mi abuelo me puse frente a el con el trozo de tela y la voz de mi madre dijo.-bebió más de esa petaca de lo que tenía que haber bebido, el estado vegetal es irreversible. Miré a mi madre y lo único que pense fue -tu me has encerrado allí abajo-

Pasaron los años y ahora tengo una familia con hijos y un gran negocio,el pergamino cambió mí vida y la forma de tratar con las personas, mi equipo de ventas me adora y yo creo que ha llegado el momento de hacer público el contenido del pergamino,  porque el autor lo que querría es que todo el mundo lo supiera para un mundo mejor, así que lo voy hacer público,  espero que os sirva de ayuda.

EL ÚLTIMO PERGAMINO

1.Si quieres recoger miel, no le des puntapiés a la colmena.

Si tiene que regañar a alguien eché espuma antes de afeitar.  Hace treinta años aprendí que es una tontería regañar a los demás. Bastante trabajo tengo con vencer mis propias limitaciones sin necesidad de impacientarme por el hecho de que Dios no ha creído conveniente distribuir por igual el don de la inteligencia. 
Buscar culpables de las situaciones no tiene sentido.
Si el 99% de violadores y asesinos de este mundo dicen que son inocentes que vamos a decir usted lector y yo a nuestro entorno .

2.No critique, no condene, no se queje

Cualquier tonto puede criticar,  censurar y quejarse, y la mayoría de tontos lo hacen. La crítica es inútil porque pone a la otra persona a la defensiva,  y por lo común hace que trate de justificarse.La crítica es peligrosa,porque lastima, hiere el precioso orgullo de la persona, daña su sentido de la importancia, y despierta su resentimiento. No juzgues si no quieres ser juzgado.

3.Es claro que eso no da resultado. Los demás no se interesan en usted. No se interesan en mi. Se interesan en si mismos, mañana, tarde y noche.

Se pueden ganar más amigos en dos meses interesándonos en los demás que en dos años tratando de que los demás se interesen en nosotros. Miles de vendedores recorren hoy las calles, cansados, decepcionados, sin conseguir ganar dinero. ¿por qué?  Porque solo piensan en lo que ellos quieren. No comprenden que ni usted ni yo queremos que nos venda nada. Si quisiéramos saldríamos a comprarlo. Y un cliente desea creer que él es quien compra,no que hay quien le vende. Lo que usted y yo queremos es que nos solucionen los problemas.

4.Caluroso en mi aprobación y generoso en mis elogios.

La diferencia entre el aprecio y la adulación es muy sencilla.  Una es sincera y la otra no. Una procede del corazón y la otra de la boca. Una es altruista;la otra egoísta. Una despierta la admiración universal; la otra es universalmente condenada. 
"Todo hombre que conozco es superior a mí en algún sentido. En ese sentido aprendo de él" Emerson.

5. Interesése sinceramente por los demás

El individuo que no se interesa por sus semejantes es quien tiene las mayores dificultades en la vida y causa las mayores heridas a los demás.  De esos individuos surgen todos los fracasos humanos.

6.Haz del prójimo lo que quieras que el prójimo te haga a ti.

Trate siempre de que la otra persona se sienta importante, el principio más profundo en la naturaleza humana es el anhelo de ser apreciado.

7. No es posible ganar una discusión

Es imposible porque si pierde ya esta pérdida;y si gana se pierde porque si usted triunfa sobre el rival y desmonta sus argumentos usted se sentirá satisfecho . Pero ¿ Y él ? Le ha hecho sentirse inferior , ha lastimado su orgullo. Se tomará a mal su triunfo. Y un hombre convencido contra su voluntad sigue siendo de la misma opinión.

8. Trate honradamente de ver las cosas desde el punto de vista de la otra persona

Cualquier persona que es capaz de ponerse en el lugar del otro no debe preocuparse por su futuro. No juzgue ni condene a otra persona en su lugar nosotros podríamos haber hecho lo mismo.

9. Lance un reto

La forma de conseguir que se hagan las cosas es estimular la competencia.  No hablo del estimulo sórdido, monetario,  sino del deseo de superarse.

10. El trabajo de un líder consiste, entre otras cosas, en cambiar la actitud y conducta de su gente.

Elogio y aprecio sincero; antes de afeitar eché espuma; hablé de sus propios errores antes de criticar a los demás.; haga preguntas en lugar de dar ordenes; permita que la otra persona salve su prestigio; aliente a la otra persona. Haga que los errores parezcan fáciles de corregir; procure que la otra persona se sienta satisfecha de hacer lo que usted sugiere.

* Los textos del pergamino están sacados del libro de Dale Carnegie "Como ganar amigos"